“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

martes, 29 de septiembre de 2015



El caballero de la rosa



Ternura suplicante

Puras nulidades




De acá

Los recientes decretos emanados por Francisco para acelerar los procesos de nulidad matrimonial -y que amplían las causales de la misma hasta el absurdo-, aparte de hallarse sustentados (como tantas otras disposiciones de Bergoglio) en el llamado «argumento ad báculum», resultan curiosamente sincrónicos y consonantes con otras varias nulidades de bulto, de esas que empecen y contristan al ancho medio sublunar. Coincidencia no fortuita, pues, el fantasma de la nulidad de la elección del argentino pontífice vuelve a aventarse, ahora por boca de uno de los principales impulsores de su candidatura, que admite con increíble cinismo haber sido parte de un mafioso clan de cardenales que conspiraron en las sombras para elevar a Bergoglio a expensas del entonces reinante Ratzinger, siendo que este género de maquinaciones está penada con excomunión en la constitución apostólica Universi Dominici Gregis, de 1996.

Otra nulidad rutilante fue la de los discursos de Francisco en EEUU, en el Capitolio y en la sede de la ONU, en donde habló con su insulsez característica, lo que no obstó para que cosechara aplausos entusiastas de parte de las personalidades presentes, lágrimas de senadores e incluso el estrambótico gesto de un legislador devenido pope fan, que corrió a sorber el remanente de agua del vaso en que bebiera Bergoglio para luego convidar a toda su familia a mojar la lengua en ese hontanar opimo. Quizás ni el horaciano O fons Bandusiae, splendidior vitro supere en intensidad emotiva al arrebato de estos fetichistas del sorbo de Bergoglio, y aún queda por refundarse un ciclo bretón para agasajo de este nuevo santo grial cuyo prodigio, por contraste con el de las bodas de Caná, consistiría en haber trocado el vino de la predicación evangélica en el agua turbia del culto sacrílego del hombre.

Entre paréntesis conste que ni aun el montaje que le armaron en su gira caribeño-norteamericana alcanza a disimular la impopularidad creciente de Francisco en su propia diócesis romana. «Los cristianos abandonados lo abandonan», titula un artículo que da cuenta de que el millón y medio de asistentes a las audiencias de los miércoles en la plaza San Pedro durante todo el año 2013 se redujo, en lo que va del 2015, a poco más de cuatrocientos mil. De prolongarse la ola descendente, en un par de años el Papa saldrá al balcón a contemplar las baldosas impertérritas. Otro inquietante rasgo de nulidad éste de la ingratitud creciente del populacho a su demagogo mayor, aburrido ya de sus piruetas, de los recursos circenses repetidos hasta el agotamiento.

Dijo Pieper que es por obediencia a la llamada de su Creador que las criaturas pasan de la nada al ser. La obra de inversión preternatural consiste en procurarles el máximo de reducción ontológica a los seres, devolviendo las cosas -si fuera esto posible- a la nada. Luego de haber conspirado exitosamente durante décadas contra la fe, esto es lo que se intenta ahora con el matrimonio: hacer de cuenta que aquello que es puede no ser nihaber sido; decretar, por puro arbitrio del hombre, la disolución de aquello que Dios ligó hasta la muerte dándole el mote de nulo. De lo que se trata es de anular, de un solo golpe, las realidades naturales y las sobrenaturales, haciéndolo justamente en aquel sacramento que se funda en una institución natural tan cara a los designios del Creador que no han faltado Padres que llamaran «sacramento» aun al matrimonio entre paganos.

Esta obra maldita, como se ve, no ha dejado de estar acompañada de signos que delatan una nulidad ya indisimulable pese a los esfuerzos publicísticos, de unos atributos de inconfundible vacuidad.


lunes, 28 de septiembre de 2015

WARNING!




No toque el control remoto
   

No toque su televisor o computadora


El problema no está en ellos, sino en la realidad


Aunque Ud. no lo crea






Cartelera cinematográfica


Sensacional éxito


Radio Cerianidad y su deriva liberal



La Radio que desea demostrar en cada intervención internáutica que es ultra-super-archi-requete-tradi, saca ahora un artículo glorificando la independencia (en este caso de México), el mayor desastre sucedido en América, siendo el desmembramiento del Imperio español una instigación masónica, particularmente inglesa. Respecto de los colores de la bandera, es de esquizofrénicos poner al lado del color blanco que simboliza la Religión Católica, el verde que simboliza la maldita independencia, obra maestra del demonio y de la Masonería en estas tierras. ¿Y el rojo de la unión para qué, si ninguna unión mayor puede existir que la de los verdaderos católicos? Es redundante.
La RC tuvo que poner una nota implícitamemnte correctiva, que resulta absolutamente insuficiente. 
Recordamos dos encíclicas papales contra la independencia perpetrada en América contra la monarquía española:

1) PÍO VII, 1816:


La Radio sigue decayendo.

Igualdad democacarática





¡Ojo!



Cura



domingo, 20 de septiembre de 2015



El médico encontró a Bergoglio excedido de peso


¡Y lo mandó a hacer gimnasia!


El Che Francisco




¡Volvé, Tony, te perdonamos!


Estampillas


Todo el mundo tiene derecho a tener su estampilla







También Mons. Felé



Amor verdadero




“Tengo la idea de que existe hoy día una vocación cuasi religiosa en el amor verdadero de la Patria; tesis que Santo Tomás no rechazaría y la Iglesia canonizó en Juana de Arco (heureux ceux qui sont morts pour sa terre charnelle). La razón sería que amar a la Argentina de hoy, si se habla de amor verdadero, no puede rendir más que sacrificios, porque es amar a una enferma, cosa que no se puede hacer más que por amor de Dios. Tengo la impresión vívida (y corríjame si me equivoco) de que para muchos argentinos varones el único camino que nos queda a la vida eterna (hablando existencialmente como dicen) no es sino la pasión vigorosa y actuante del procomún argentino, conscientemente abrazada en fe y esperanza. ¡Oh Dios, así nos hicistes... o nos hicieron! Nacidos en este siglo, hijos de la Laica, el desorden liberal respirado desde la cuna, Dios alejado del ambiente étnico y confusas todas sus imágenes, desnutridos mentales, herederos de profundas taras educacionales, no se ve quién nos pueda arrancar del légamo espiritual que nos succiona, aumentado a veces por lamentables claudicaciones personales, fuera de la aceptación del heroísmo civil doloroso, la furia de una gran pasión guerrera y varonil. Dios lleva al hombre por muchas vías, no muy llanas a veces, y no siempre las más llanas son posibles o seguras a todos. En otro tiempo la Iglesia juzgó que derramar sangre de paganos y matar moros, como decía el españiolísimo realismo de Manrique, tan podía ser un ideal religioso que era receptible de los tres votos monásticos, los que constituyen el máximo renunciamiento al mundo y aproximación de Dios; y de esta idea nacieron las órdenes militares. Los tiempos no eran peores que los nuestros, la Iglesia era la misma: solo que hoy día no se trata ya de matar, sino más bien de hacerse matar en silencio o exponerse a morir de fatiga o asco.

Esta es una impresión mía. Pero tengo otra impresión más clara aún: que si bien existe una mística de la Patria, no todas las místicas son buenas, porque existen falsas místicas, y no hay cosa más peligrosa para el alma: existe el peligro de hacer con el impulso generoso que nos lleva a la línea de fuego, un ídolo terreno puesto en lugar de Dios. El Papa ha denunciado el tinte peligrosamente idolátrico de muchos movimientos políticos modernos. En un articulo de la revista “América”, al principio de esta guerra, Hilaire Belloc la denunció de guerra religiosa, probando su idea con el aserto de que las naciones europeas se habían creado ídolos temibles, el ídolo del Estado (Júpiter), el ídolo del dinero (Plutón), para adorarlos en vez del Dios crucificado que hizo a Europa. Si el movimiento fascista italiano fracasa (cosa que está por verse) nadie me quitará de la cabeza que ese poderoso movimiento moral antiburgués (noi siamo contro la vita commoda) padeció escasez grave del fermento religioso católico.

Preguntará alguno por qué leo libros políticos y escribo en un diario político, si por ventura eso es necesario para bautizar o confesar. A mí en Roma me han dado un título de maestro. Yo no soy divulgador de fórmulas remanidas, yo soy un doctor en Teología, o sea un hombre que debe ver la Teología en la realidad y no solo en los libros —si quiere salvar su alma—. Y hay algo peor. A causa de la obsesiva imagen de un hombre maniatado y vestido de blanco, de pie frente a un Procurador de Judea, me enternece todo hombre que por decir la verdad marche preso”.

Padre Castellani, 29 de agosto de 1943.


New York, New York


Cuidado con Nueva York…





El mundo levanta para derribar.



Número mágico, ¡otra vez!





Parece que la tómbola vuelve a sacar el mismo numerito. ¡Oh, número persistente, número mágico!
Ya habíamos dado cuenta en anteriores ocasiones, por ejemplo acá y acá, de que se viene repitiendo la cifra talmúdica de los “Seis millones”. Así en concentraciones papales, en visitas vaticanas, en rosarios obtenidos en cruzadas de rosarios de la Neo-FSSPX, etc. Todo recurrentemente destacado por la prensa.

Ahora resulta que Perikohn felecista hace números, y el resultado que le da es de casi “seis millones” de visitas. Él no tiene la culpa, claro. Qué se le va a hacer. Pero, cosa curiosa, el número se repite. Oh, no es que estemos obsesionados, todo lo contrario. Los que parecen interesados en destacar la cifra maravillosa son precisamente los neo-fraternitarios, que siempre al final se terminan encontrando con ella. Cosa del destino, no? Patean de su congregación por presión judaica a un odiado “negacionista del holocausto”, y después se encuentran a cada rato con la cifra esplendorosa que, por supuesto, Monseñor Felé y cía. nunca van a negar. Cosas de la vida.

La invasión de los imbéciles

De acá


Internet es la primera cosa
que la humanidad ha construido
y que la humanidad no entiende;
es el mayor experimento en anarquía
que jamás hemos tenido.
Eric Schmidt
(Presidente Ejecutivo de Google)



Hacia mediados de Junio pasado Umberto Eco recibió de la Universidad de Turín – la misma donde se graduó en Filosofía en 1954 – el diploma honoris causa en Comunicación y Cultura de los Medios de Comunicación.

Posteriormente, en declaraciones políticamente muy incorrectas, el escritor escandalizó a medio mundo al afirmar, por ejemplo, que: “Las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Éstos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los imbéciles”. Para agregar luego: "Si la televisión había aprobado al tonto del pueblo, ante el cual el espectador se sentía superior, el drama de Internet es que ha aprobado al tonto del pueblo como el portador de la verdad." [1]

Naturalmente, los aullidos de protesta de los democráticos igualitaristas bienpensantes del establishment ideológico no se hicieron esperar. Al autor de "El nombre de la rosa" le dijeron de todo y en todos los colores. Pero lo interesante no es el dogma igualitario que, si vamos al caso, descansa sobre argumentos tan débiles y tantas veces rebatidos que ya cansa. Lo interesante está en recorrer la Internet misma y buscar páginas en donde el medio les permite a los usuarios hacer comentarios sobre la nota publicada.

Ustedes no lo van a creer; pero es divertidísimo constatar cómo Umberto Eco no deja de tener su buena cuota de razón en lo que dice. Vean este muestrario.


Jorge Merlo – 18 Jun 2015 | 01:56 AM
 "¿Qué clase de idiota puede ignorar la profunda experiencia y sublime grandeza de alma callada, que en silencio esconde «el mudo del pueblo» a quien este insulso, en su borrachera, confunde y denigra llamándolo »tonto«? " [2]

¿Qué tiene que ver el mudo del pueblo en todo esto? ¿En qué parte de sus dichos Eco se refiere al mudo del pueblo? 

¿Demagogo, yo?





La “Presidenta” con miembros (¿o miembras?) de la agrupación “Putos Peronistas”






Star Treck




La exploración del universo puede contribuir al diálogo interreligioso



"En el contexto del diálogo interreligioso, hoy más urgente que nunca, la exploración científica del universo puede ofrecer una perspectiva única, compartida por creyentes y no creyentes, que ayude a alcanzar una mejor comprensión religiosa de la creación", afirmó Francisco.


miércoles, 16 de septiembre de 2015



Militis Militorum





Concesso, júvenes, lúdite jurgio
Hinc illic, júvenes, míttite cármina
Rara est in dóminos justa licentia.

Séneca el Trágico dice en estos tres yámbicos, cuya traducción
me han pedido lectores de Las Canciones de Militis,
más o menos lo siguiente:

“Aprovechen muchachos ahora que hay colada para pegarle
a los que estan arriba, y con ocasion de las fiestas se permiten
o se toleran los juegos, las coplas y las payadas: hagan sus
serenatas y sus cencerradas, que esto se acaba pronto.”


P. Leonardo Castellani

Espacio publicitario



Be happy!!!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...