“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

jueves, 11 de mayo de 2017

La subversión de la Neo-FSSPX


Comisario Bouchacourt.



O lá lá : Guerra civil en el distrito galo de la FSSPX


Ante la reacción (tarde piaste, pero ¡al fin!) de siete priores y tres superiores religiosos contra la aceptación de la “misericordiosa” dádiva de Francisco respecto de la celebración de los matrimonios por parte de la Fraternidad, que coloca a ésta en la “jurisdicción conciliar”, ubicando a sus sacerdotes en una categoría de “segunda” respecto de los sacerdotes conciliares, nuestro tan conocido Padre Bouchacourt, ha enviado una Respuesta policíaca, que podría resumirse en este párrafo:

“Le incumbe a cada uno hacer frente a esta nueva prueba que atraviesa nuestro distrito rechazando toda cooperación a la difusión de este comentario, a tenerlo por nada y despreciarlo como cosa insignificante y buena para ser desechada”.

Un verdadero seguidor de Mons. Lefebvre habría usado precisamente esas mismas palabras para rechazar la resolución de Francisco respecto a los matrimonios celebrados en la Fraternidad. Pero vemos que sucede lo contrario. Por supuesto, el P. Bouchacourt no hace nada sin recibir las órdenes de Menzingrado. En este caso, la consigna es dar un mensaje sobre todo a Roma, porque esta excelente reacción contra la “benevolencia” de Francisco, pondría en riesgo el acuerdo total y absoluto, a coronarse con la prelatura. ¿Quizás sirva para acelerar el trámite final por parte de los modernistas romanos? Veremos veremos, después lo sabremos.

Pero además el comisario Bouchacourt acusa de subversivos a los priores (en realidad, más que priores pues en Francia las divisiones por regiones son más grandes) y a los superiores de las comunidades religiosas. Dice así:

“Estimados Cofrades,
Esta mañana ustedes debieron recibir o leyeron en internet una declaración firmada por siete priores y los superiores de los Capuchinos, de los Benedictinos y de los Padres de Mérigny.

Yo condeno y repruebo total y firmemente la manera subversiva por la cual esta declaración ha sido difundida. Preparada en secreto, entre algunos cofrades seleccionados, con la finalidad de sorprender, de desestabilizar y de poner a los superiores ante el hecho ya consumado, ésta toma a los fieles como rehenes y los constituye jueces de los sacerdotes y los superiores.”

Lo que estamos presenciando es ni más ni menos que las consecuencias de la subversión instalada en la Fraternidad por los superiores acuerdistas liberales, muy especialmente a partir del año 2012. Diremos otras palabras de otra pluma, acerca de la subversión, sabiendo que la respuesta ofrecida por los “teólogos” de Menzingrado va en el sentido subversivo de desanclarse y desentenderse de los principios para apelar a la falsa caridad subjetivista, sentimental, sin ser capaces de refutar en lo más mínimos los buenos argumentos esgrimidos por los firmantes de la carta:

“El gran secreto, la gran obra, el gran arte de la subversión bajo todas sus formas es hablar vehementemente en un sentido y actuar tanto más enérgicamente en el sentido contrario. El pueblo cree lo que oye y no comprende lo que ve”.

“Doctores que recomiendan el y el no juntos. Ellos saben muy bien que sólo el no será seguido de efecto en el acontecimiento que su discurso prepara, mientras que el será letra muerta. Sus y sus no son el ala derecha y el ala izquierda de un ejército que un estratega prepara sobre el terreno para esconder sus intenciones por una simetría falsa: el ala derecha tiene como misión de hacerse matar en la plaza, al sólo fin de cubrir y de favorecer la maniobra que el ala izquierda se reserva de ejecutar sin la menor dificultad”.

“El gran arte de la subversión, y la primera condición de su victoria, es tomar por agentes de su ejecución a los representantes legítimos de la autoridad que ella busca destruir.”.

“Es bueno recordar que casi siempre se es traicionado, y que siempre se lo es sólo por sus jefes”.

 “La verdad pone como locos furiosos a los partidarios del error y de la mentira, mientras que el error y la mentira dejan en general muy tranquilos a los que conocen la verdad”.


(Pensamientos escogidos de Alexis Curvers, en “Itinéraires”, nov, dic, 1971)





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...