“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

viernes, 24 de febrero de 2017

Pelotazo en contra




¿Doble mensaje, lapsus, chasco, gaffe, ceguera? El blog felecista par excellence publica lo que creemos quiere ser una defensa de su acuerdista Superior General, pretendiendo por el sólo argumento de la autoridad –viciada, tergiversada, maleada- comunicar el mensaje de que Mons. Fellay no hace otra cosa que seguir a Mons Lefebvre. Pero hete aquí que su a esta altura falta de advertencia, de cuidado, en el torbellino de “demostrar” la fidelidad de la causa sustentada, lo ha llevado a ilustrar la cita fellecista con una imagen que la desmiente por completo, pues grafica la ruptura habida entre el fundador de la congregación y su sucesor. La línea quebrada significa un quiebre. De hecho puede encontrarse tal imagen en muchos artículos de los blogs de la Resistencia. Es clara la intención de mostrar a Mons. Lefebvre amonestando a Mons. Fellay. Entonces, nos preguntamos, ¿Pericón es de la Resistencia interna y nos está dando un mensaje cifrado? ¿O la torpeza neofraternitaria llega a tanto?

Maravilloso



jueves, 23 de febrero de 2017

¡EXTRA! ¡EXTRA!




NO ES BROMA: NEO-FSSPX SE CONVIERTE EN LA DEFENSORA DEL DEMOLEDOR FRANCISCO


Han perdido hasta el sentido del humor, por no decir el sentido del honor…


"No podemos apoyar este método pasivo-agresivo e irrespetuoso de "corregir" al Soberano Pontífice"

De acá



¿QUÉ DIJO MONS. FELLAY SOBRE EL APOYO DE FRANCISCO A LOS SODOMITAS? NADA. 
(Puede haber pensado: "¿quién soy yo para juzgar al Papa?")

¿QUÉ DIJO MONS. FELLAY SOBRE EL ESCÁNDALO DE LUND? PUES NADA. 

¿QUÉ DIJO MONS. FELLAY SOBRE LOS ABUSOS EN CONTRA DE LOS FRANCISCANOS DE LA INMACULADA? PUES NADA DE NADA.

¿QUÉ DIJO MONS. FELLAY SOBRE EL DESCABEZAMIENTO DE LA ORDEN DE MALTA? NADA EN ABSOLUTO.

¿CONDENÓ MONS. FELLAY LA ESPANTOSA EXHORTACIÓN APOSTÓLICA AMORIS LAETITIA? JAMÁS.

¿LA CABEZA DE LA FSSPX HA CONDENADO CLARAMENTE ALGUNO DE LOS NUMEROSOS Y GRAVÍSIMOS ESCÁNDALOS DE FRANCISCO? NO.

SIN EMBARGO, AHORA LA FSSPX ROMPE LANZAS EN DEFENSA DE FRANCISCO POR CIERTAS CRÍTICAS SATÍRICAS QUE ALGUIEN LE HA HECHO. 

¡ I N C R E Í B L E ! 


SÁTIRA -¿UNA NUEVA FORMA DE COMBATIR LA CRISIS?

En una era en que el disentimiento anónimo es celebrado, el Papa no es inmune: la crítica satírica se ha extendido por Roma en las semanas recientes.

Hace poco más de una semana, los romanos amanecieron con 200 afiches pegados en toda la ciudad. Los afiches, presentando una fotografía de un Papa Francisco con el ceño fruncido, en su trono, envuelto en un grueso abrigo, tenían esta leyenda:

Ah Francisco, tú has intervenido en las Congregaciones, removido sacerdotes, decapitado la Orden de Malta y a los Franciscanos de la Inmaculada, ignorado Cardenales… ¿Dónde está tu misericordia?

Ahora se sabe que una anterior operación organizada de manera similar tuvo lugar hace aproximadamente un mes. Los Cardenales recibieron un boletín de noticias, aparentemente del Osservatore Romano, en su bandeja de entrada de su email. Este mensaje satírico, hecho para que pareciera provenir de la agencia de noticias del Vaticano, llegó con el asunto “Ha riposto!” (¡Ha respondido!).

Fechado el 17 de enero, este email apuntó la falta de respuesta del Papa Francisco a las dubia de los cuatro cardenales respecto a Amoris Laetitia. El “periódico” presentó supuestas respuestas del Papa Francisco diciendo “sí” y “no” a cada pregunta de la dubia. En la columna llamada Nostre informazioni (Nuestra información) que –en su versión original- contiene los actos oficiales diarios del papa, se anunció que Francisco llamó a Eugenio Scalfari,  periodista de izquierda italiano de 92 años, para discutir sus respuestas a las dubia y lo autorizó a compartir su conversación con el público. Scalfari es legendario por sus entrevistas aproximativas, dejando a los lectores educados sin manera de saber lo que realmente dijo el Papa. El email reporta esta respuesta de Scalfari:

“Algunas cosas que usted ha dicho no las reportaré. Reportaré algunas cosas que usted en realidad no dijo, pero las pondré para que el lector comprenda quién es usted”.

El falso email reportó que el Cardenal Christoph Schönborn de Viena, conocido por compartir la visión del papa sobre los divorciados vueltos a casar, examinó las respuestas de manera positiva, mientras que no se ofreció un comentario del Cardenal Müller, quien como cabeza de la Congregación para la Doctrina de la Fe, debería tener voz en estas cuestiones. Este silencio de Müller fue debido a que el Papa “de manera benevolente lo dispensó de expresar una opinión”. Mons. Pío Vito Pinto -quien anteriormente afirmó que el Papa podría quitarles el solideo a los autores de las dubia- fue reportado como muriendo de alegría luego de leer las respuestas del Papa.

Para ser completamente claros, el contenido de este email está destinado a ser satírico y divertido hasta cierto punto. Pero lo que es real (y donde termina el humor) es el extendido malestar en todo el Vaticano.

¿Quién está detrás de todo?

Desde luego, muchos están señalando a los católicos Tradicionalistas. Cath.ch, un sitio de noticias católico suizo, especula que el Centro San Pio X (responsable de la publicación de Si Si No No, una organización independiente de la FSSPX), fue responsable de este email. John Allen, en la edición del 10 de febrero de Crux, celebra el humor de la pieza.

La sátira podrá ser tan caprichosa y anárquica como se quiera, pero presupone siempre la superioridad de algunas cosas sobre otras; presupone un modelo ideal”, escribió Chesterton.

Y de nuevo, nosotros podríamos reír también si el tema no fuera tan dramático, si la persona y función del Papa no estuviera involucrada, y si esto no fuera una expresión del caos en Roma.

¿Es esta la manera apropiada de combatir la crisis en la Iglesia?

Además, y como hemos mencionado anteriormente, no podemos apoyar este método pasivo-agresivo e irrespetuoso de "corregir" al Soberano Pontífice. Mientras que la privacidad y la confidencialidad no están fuera de lugar, ocultarse detrás de una pantalla de computadora, por desgracia, se ha convertido en un método aceptado de discursos públicos.

Cartas enviadas sin firmas, emails anónimos, y publicaciones en sitios web usando seudónimos, no son realizadas por hombres de fortaleza y convicción en la verdad. Son acciones de cobardes, quienes, como la figura mitológica de Eris, sólo buscan alcanzar sus objetivos -por más nobles que sean- a través del caos.

(Este artículo, publicado en el sitio oficial de la FSSPX de USA, es anónimo, por cierto. No aparece la firma de responsable alguno. ¿En qué quedamos?

Addendum 18-feb.: un fiel nos hace presente la "repentina amnesia" de la FSSPX, pues ella ahora convenientemente olvida que, en sus tiempos preacordistas, usó de la sátira para combatir la crisis de la Iglesia:





ADENDA DE CRM:

Podemos recordar, asimismo, que fue el propio Vaticano en el sitio oficial de “Radio Vaticana” quien publicó una imagen ofensiva –a modo de “humorada”- de Francisco caracterizado como Lutero.

Podemos recordar también que fue bajo el escandaloso pontificado de Francisco que por primera vez en toda su historia el diario oficial del Vaticano, “L’Osservatore romano”, publicó una caricatura del Sumo Pontífice.

Y podemos recordar también que ha sido el mismo Francisco quien se ha degradado a sí mismo colocándose una nariz de payaso.





jueves, 16 de febrero de 2017

El pastor y la oveja


Encuentro de la oveja perdida y el buen pastor

Por Ezequiel Martínez Calzada *




Francisco:

Se me ha perdido una oveja,
negro es su color,
se me ha perdido una oveja:
Yo soy el Buen Pastor.

La busco por las periferias,
la busco con profundo amor,
se me ha perdido una oveja:
Yo soy el buen pastor.


Mons. Felé:

Yo soy la oveja que se perdió
errante muy lejos de Roma,
y arrepentido comprendo ahora
qué mala es mi situación.

Santo Padre, aquí estoy,
cárgueme sobre sus hombros,
la condición sine-cuá-non
es que me quiera como soy.


Francisco:

Oíme, amada oveja,
ya no te preocupés más,
te tengo entre ceja y ceja:
Dejáte misericordear.

Tengo una casa para vos
muy cerca de mi hospedaje:
Ya reservé tu pasaje
Menzingen-Roma por avión.


Mons. Felé:

Por los migrantes, gays y divorciados,
sé que usted tiene preocupación,
y quiere verlos reconciliados,
con la Iglesia que es Amor.

Yo no soporto la marginación,
y estoy dispuesto a ser normalizado,
espero que usted al fin me dé la mano
y estampe el dichoso tampón.


Francisco:

Vos no te preocupés más
y confiá en mi misericordia,
a los que siembran discordia
a esos tenés que repudiar.

Sabés a quién me refiero,
a Williamson, Tomás y Faure,
ellos no son como vos:
Abierto, civilizado y conciliador.


Mons. Felé:

Santo Padre, soy católico
como usted, y además no antisemita:
Ante la mirada del público
todo esto mucho me amerita.

Ya no sé qué más hacer
para no ser rechazado,
sólo quiero en sus pastos pacer,
no aguanto más ser señalado,


Francisco:

Vos escuchá mi consejo
y dejáte de preocupar:
El diablo sabe por viejo
y por modernista mucho más.

Aceptá la receta del abuelito,
quiero decir, del Papa emérito,
él conoce un buen truquito
que siempre ha tenido éxito.


Mons. Felé:

Oh, Santo Padre, decidlo,
que gustoso lo aplicaré.
Para ser bien recibido
decidme ya qué debo hacer.


Francisco:

Vos tenés que hablar del Concilio
diciendo que hay que saberlo interpretar,
que es necesario ir en su auxilio
con la “hermenéutica de la continuidad”.


Mons. Felé:

Brillante idea, Su Santidad,
diremos que hay que discutir su identidad,
y que hay cosas que se pueden salvar
a la luz de la antigüedad.


Francisco:

Y también que es un concilio universal
que por lo tanto no se puede negar,
y que su magisterio es muy actual
aplicable según el caso particular.


Mons. Felé:

La libertad religiosa es muy muy limitada,
y puede limitarse aún más,
si nosotros somos aceptados en Roma
y usted nos permite predicar.


Francisco:

Pero claro que podrán predicar,
ustedes que mis tradicionalistas serán:
En las periferias que yo soy bueno dirán,
y que a las almas quiero rescatar.


Mons. Felé:

Su Santidad, ¿cuándo usted me dará
la satisfacción del Te Deum cantar?
¿Cuánto más tiempo he de esperar
para que nos deje la Iglesia restaurar?


Francisco:

La receta de la vía ecuménica
es dialogar, dialogar y dialogar.
Si no dialogas te vuelves anémica
y de mis pastos no puedes manducar.


Mons. Felé:

Su Santidad, no siga demorando,
sellemos el acuerdo ya.
¿Quiere que le firme un memorando,
un contrato, un tratado de amistad?


Francisco:

La ansiedad no es buena para nada
mejor te calmas o lo vas a arruinar.
A ver si se chifla la “rabinada”
y después a mí me lo hacen pagar.


Mons. Felé:

Su Santidad, seguiré las instrucciones
que Monseñor Pozzo gentilmente me dará,
concederé entrevistas indicando las razones
por las que ahora sí se puede acordar.


Francisco:

Sos una oveja muy macanuda,
que sólo busca vivir en la unidad:
Te daré una linda prelatura
para vos y tu Fraternidad.


Mons. Felé:

Santo Padre, usted es muy humano,
sé que nos tiene simpatía:
Déjeme besar su mano

y rendirle toda pleitesía.


CODA

Francisco:

He encontrado la oveja perdida,
ella me mira sin ningún temblor,
está dispuesta a confiarme su vida:
Yo soy su Buen Pastor.




*Literato. Premio Guchacourt 2015.




Roma, Città si sveglia



sábado, 4 de febrero de 2017

Bergoglio, el anti-Castellani





El diario "La Prensa" recuerda a Castellani II: Entrevista al Dr. Randle
De acá


Cultura

Un profeta ante la "gran calamidad"

22.01.2017 | El biógrafo del padre Castellani explica el destino singular del olvidado sacerdote y escritor. Sebastián Randle sostiene que el autor de "El Evangelio de Jesucristo" era un tipo difícil al que le tocó denunciar la Gran Apostasía. Ni entonces ni ahora se le prestó la debida atención.

Por Jorge Martínez

Hace tiempo que no se habla del padre Leonardo Castellani. Un olvido injusto por donde se lo mire, que a la vez pasa por alto la profundidad de una de las grandes mentes del catolicismo de habla hispana en el siglo XX, y soslaya el talento literario de sus numerosos escritos repartidos en libros, artículos, conferencias y homilías.

Políglota, teólogo y exégeta, pero también periodista, crítico literario, poeta y novelista: Castellani (1899-1981) dejó una obra tan vasta -al menos 60 volúmenes- como rica por la agudeza de sus reflexiones y el encanto de su estilo, una marca inconfundible del autor. Ese estilo personalísimo que nunca perdía el humor ni la campechanía aunque hablara del Reino de los Cielos, el Fin de los Tiempos o la Parusía y que era como el destilado accesible al lector corriente de una honda sabiduría acumulada en decenios de estudio y oración.

Era ese uno de los muchos rasgos que lo acercaban a G.K. Chesterton, escritor al que admiraba y al que tanto se parece pese a las diferencias de temperamentos y peripecias vitales.

Castellani fue un personaje a todas luces extraordinario que hace algo más de un decenio encontró al biógrafo digno de su estatura [opinión del cronista, desde luego. ndb]. El doctor Sebastián Randle, hombre de la Justicia, aficionado a las letras y católico combativo, acometió la empresa en sus ratos libres como trabajo de amor y de reparación. El resultado fue Castellani, 1899-1949, biografía monumental publicada en 2003 por la editorial Vórtice, que recorre la mitad de la vida [si recorre la mitad de su vida no es una biografía, sino una semibiografía.ndb] y la obra del sacerdote nacido en Reconquista, provincia de Santa Fe. Y que lo hace con las adecuadas dosis de fe, cultura y buen humor para mejor retratar a semejante biografiado. En marzo próximo saldrá la continuación de esa obra insustituible [la esperamos con ganas. Ndb].

Dos reaccionarios


Dos patriotas borrados de la historia oficial argentina

De acá

POR SEBASTIAN SANCHEZ


"Yo no creo en encantadores pues por gracia de Dios soy cristiano a puño cerrado".

Francisco Castañeda

Diré lo que Dios me sopla

Y corríjame si miento;
El defender la Verdad
Es el primer Sacramento

Leonardo Castellani

Afortunadamente la historia de la cultura argentina es pródiga en pensadores lúcidos y buenos literatos aunque también es una crónica en exceso selectiva, de frágil y antojadiza memoria que eleva a pedestales y altares laicos a algunos y destierra al olvido a muchos otros. Sin duda entre estos últimos soslayados destaca el Padre Leonardo Castellani y también un frate suyo, figura insoslayable de la escena nacional del primer cuarto del siglo XIX.

Fray Francisco de Paula Castañeda, puesto que de él se trata, nació en Buenos Aires en 1776, el año de la creación del efímero Virreinato del Río de la Plata. Fue el primogénito de una familia acomodada y profundamente piadosa, por lo que no fue extraño que siendo un jovencito entrara a la Orden Seráfica, la de San Francisco, para iniciar la formación sacerdotal. A pesar de su natural bonhomía y su aguda inteligencia, el joven novicio tuvo algunos inconvenientes en sus primeros tiempos de seminario. Tal como él mismo narra en su periódico más conocido, Doña María Retazos, no podía combatir el sueño y éste le atrapaba en las horas y lugares más inconvenientes. A punto estuvo de ser declarado "inútil para la vida monástica" pero el maestro de novicios, veterano auscultador de almas, evitó su expulsión intuyendo que Francisco sería importante para la Orden. El año 1797 le encontró vistiendo el hábito de San Francisco como sacerdote.

Sabido es que el P. Castellani -que nació cuando moría el siglo XIX (1899) en Reconquista, Santa Fe- vistió también la sotana de una orden regular, la Compañía de Jesús, a la que ingresó en 1918. Si no tuvo problemas de sueño como Castañeda, sí se caracterizó desde novicio por una inteligencia vivaz y original. Mientras de día estudiaba a Francisco Suárez, el teólogo "oficial" de los jesuitas, de noche leía para su mayor provecho la Suma de Santo Tomás. Su singularidad e independencia de criterio, aunque sujetas por su proverbial docilidad a la Verdad, le ocasionaría al buen Leonardo no pocos problemas en la Compañía, que se agravarían con el correr de los años.

HOMBRES SABIOS

Más allá de las distancias obvias, no son pocos los paralelos vitales a trazar entre Castañeda y Castellani. Ambos se dedicaron con provecho a la literatura. Es cierto que Castellani -"género único" se ha dicho de su talento- incursionó con hondura en muchos ámbitos de la vida intelectual: a través de cuentos, fábulas, poesías y ensayos abundó sobre psicología, historia y política, homilética, filosofía y teología; pero también es verdad que Castañeda dejó una enorme obra periodística que no sólo describía "lo que pasa" sino también y fundamentalmente "lo que es".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...