“Vivamos la milicia del cristianismo con buen humor

de guerrillero, no con hosquedad de guarnición sitiada”.

Nicolás Gómez Dávila

martes, 30 de diciembre de 2014

Entre bueyes y asnos




 Toda verdad nace entre un buey y un asno.

Nicolás Gómez Dávila
  
Falsa oposición dialéctica.
De un lado y de otro se vienen ofreciendo, a través de sendos sitios o blogs de internet, falsas oposiciones dialécticas con las cuales se intenta facilitar a los lectores o adscriptos de respectivas corrientes de la Tradición católica, la adhesión incondicional a cada una de ellas, a partir de la propia comparación (desde luego que con resultados favorables) con el enemigo.
Como escribió Gómez Dávila: “El hombre prefiere disculparse con la culpa ajena que con la inocencia propia”. Es la política de partidos ensuciando neciamente la labor de apostolado en la difusión de la verdad.
De un lado se encuentran los farisaicos superapóstoles, los “separados” sedevacantistas, los “domadores de leones”, los amantes de la independencia y la autonomía (curioso: algo propio de los liberales a los que afirman combatir) que en nombre de la pureza de una doctrina sectaria y obnubilada por la soberbia, declaman agresivamente que la llamada Resistencia católica (por ellos tildada de “fláccida e impotente”) y la neo-Fraternidad forman un tándem de falsa resistencia a los postulados de la iglesia conciliar, mientras que serían ellos, los super-tradis-radiales-apocalíptico-milenaristas-potentes la verdadera resistencia y la verdadera opción a elegir para mantenerse firme y absolutamente católicos.
Del otro lado, los fanáticos seguidores de la neo FSSPX, pusilánimes y obsecuentes que se escudan en la obediencia ciega e idiota disfrazada de “prudencia”, que han aceptado los principios liberales que corrompen aceleradamente la congregación fundada por Mons. Lefebvre sin que ellos denuncien el hecho o lo combatan, pues ni siquiera se atreven a admitirlo o a querer averiguarlo, que temerosos de la menor crítica a la traición de sus superiores se contentan con intentar despedazar mediante berrinches insultantes a quienes ponen en evidencia estos hechos, estos declaman agresivamente que la Resistencia en ciernes bajo el cuidado del obispo Williamson y el grupo que responde al cura Ceriani, constituyen una falsa resistencia y ellos serían en realidad los auténticos seguidores de Mons. Lefebvre en el “baluarte” de la Fraternidad.


Mientras los falsos resistentes se despedazan entre sí, en la Fraternidad las cosas marchan magníficamente bien, según el Branding periconiense del Distrito América del Sur.
(Imagen del último Encuentro de familias de la Frater)



Los primeros ponen en su vidriera malas y alborotadas argumentaciones, propias deshonestidades disfrazadas de originales aportaciones, difamaciones y mentiras manifiestas perdidas entre farragosas y laberínticas explicaciones, arrogancia insultante cubierta de devotería bien publicitada. Su propósito final termina siendo la destrucción del otro para sobre ese “cadáver” elevarse a sí mismos (v.gr. el asunto “Spes”).
Los segundos ponen sobre el tapete, a fin de convencer a los vacilantes y no tan genuflexos, la “extensión del apostolado” de la Fraternidad, los números estadísticos y las obras edilicias, sin mencionar los manejos espurios del dinero, los principios liberales admitidos explícitamente y la corrupción en muchos miembros que han permitido esa “extensión” tan insustancial y falsa como las “extensiones” de cabello que usan las vedettes que abundan en la politiquería sudamericana. Recordemos con Gomez Dávila: “La cantidad sola basta para despertar la admiración del moderno”.
Para unos la pelea es por la “primogenitura”, como afirmó acertadamente un liberal fraternitario.
Para los otros, ya seguros de su “primogenitura” supertradi en la Fraternidad, no hay pelea digna sino que hay sometimiento al “diálogo” con quienes han dejado de llamar enemigos (los sodomizados modernistas). La prueba patente de ello está inmediatamente en las “reuniones informales” que se han empezado a realizar, y que deberán continuar entre los priores de la Fraternidad y los obispos conciliares.
Frente a tales alternativas “publicitarias”, y de nuestra parte, no creemos que se ofrezca “publicitariamente” ni con ningún tipo de “branding” corporativo-empresarial otra alternativa en ese tenor en lo que se conoce como “Resistencia católica”. Estúpido, falso y desleal sería hacerlo y, a decir verdad, no vemos que nadie lo haga. La resistencia ni siquiera termina de organizarse, ni es una entidad químicamente pura, ni faltan en ella confundidos o elementos disolventes y anárquicos, como para que encima se recurra al método de la “propaganda” de las propias bondades. Pero es esa no admisión de aquellos métodos lo que precisamente ayudará en alguna medida a la integridad del combate que se lleva a cabo. De allí que las estúpidas o infundadas acusaciones de anarquía o de peleas no pueden adosarse a la resistencia como un todo en bloque. No saber indagar en todo esto que pasa y hacer generalizaciones atrevidas con el fin de justificar la propia inepcia, cobardía o estulticia, es una falta ciertamente grave y peligrosa para quienes las cometen.
En lo que concierne a este nuestro espacio de combate, vale acotar terminando el año alguna aclarancioncilla al respecto, por si a algún rezagado le interesa todavía descubrir su propia necedad, tarea que todo católico tiene que hacer pues se combate en primer lugar contra sí mismo (otra vez Gómez Dávila: “Los mediocres nos salvamos cuando somos tan mediocres que logramos verlo”). Los más adelantados nos perdonarán las obviedades y repeticiones en que pudiéramos incurrir.


Eso, eso. En vez de ocuparse de los otros para distraer la atención, ocúpense del último sermón de Mons. Fellay en las ordenaciones de La Reja. Y del exitoso nacimiento instalado en el parlamento de la Unión Europea. Y de otras estupendas iniciativas combativas del Superior general. Eso es algo bueno de qué ocuparse. 


Nuestro blog, podríamos decir, encuentra su justificación en Mt. 11,25, y su referencia a los “sabios y prudentes” a quienes Nuestro Señor no les revela el Evangelio, pues lo da a conocer a los que son “pequeños”. Para poner en evidencia a fariseos, liberales, modernistas, marxistas, y todos los que soberbiamente se hacen a sí mismos “sabios y prudentes” o “maestros y entendidos”, pero en realidad son lo contrario, hemos venido a lanzar los humorísticos “mamporros” en esta especie de “desengañador gauchipolíticoreligiosoresistente” de los tiempos convulsos e internáuticos. También lo hacemos siguiendo al Salmista cuando enseña que Dios se ha “preparado la alabanza de la boca de los pequeños y de los lactantes”, para confundir a sus enemigos “y hacer callar al adversario y al perseguidor” (Sal. 8). Acá no se mata a nadie, simplemente se ponen en la vidriera   (“Igual que en la vidriera irrespetuosa/de los cambalaches/se ha mezclao la vida,/y herida por un sable sin remaches/ves llorar la Biblia/contra un calefón...”) las actividades, los escritos, las actitudes rastreras, indignas, viles, que se quieren hacer pasar por “respetables”, “prudentes”, “sabias”, “devotas”, “piadosas” o “católicas”, es decir, todo aquello que quienes se engañan a sí mismos o aceptan el engaño, intentan transmitir a los demás como lo “bueno”, lo “correcto”, lo “mejor”, etc. A aquellos que se mueven entre la obediencia irresponsable y la pertinaz desobediencia, la cómoda indecisión y la racionalidad oscurecida por la pasión.
Nuestra alma está muy harta del escarnio de los saciados, del oprobio de los soberbios”, dice el Salmo 122. Ante tal hartazgo el bálsamo del humor viene a dar alivio y poner ante los propios ojos la advertencia: “así somos, cuidado”. Incluso nos advierte una epístola paulina que “ninguna raíz de amargura brotando fuera os sofoque” (Heb. 12,15). Así que para venir a evitar el celo amargo y el celo almibarado, apelamos al recurso de seguir combatiendo en un terreno que evite tales desvíos.
Los necios y los orgullosos tienen negado o enturbiado el sentido del humor. Unos son los burladores que retrata la Sagrada Escritura (Prov. 14,6; 15,12) que llegan al escarnio y el sarcasmo. Otros son los que dicen que Cristo no tenía sentido del humor (ver acá).
Pero la Biblia nos enseña el sentido del humor y la ironía en muchos pasajes (Ecles. 21,7 ss.; Prov. 11,22; 21,19; 27, 15-16) y también el trato que debe dispensarse a los necios: “Responde al necio como su necesidad se merece, para que no se considere como sabio” (Prov. 26,5).
Los santos nos han enseñado cómo desborda su alegría muchas veces a través del humor (por ejemplo acá).
Decía Santo Tomás Moro (que de humor e ironías sabía bastante): “El diablo... el espíritu orgulloso... no puede aguantar que se mofen de él...”. Y el genial Chesterton: “Los locos siempre son serios; enloquecen por falta de humor”. Decía otro estilista del humor agudo, Anzoátegui, que el gordo inglés “allanaba las casas de las personas respetables” (sus palabras memorables acá).
Quizá no venga mal recordar al doctor Piscolabis, ni que el humor es algo propio del hombre magnánimo que tiene así sus pequeñas alegrías. Ese es el hombre capaz de decir cuando sea necesario “Non lo sapevate un corno”.
En fin, y para no extendernos más como algunos que se extienden en dilatadísimas lecciones de su gran y potente sapiencia, o como otros que se extienden en esplendorosas y “brandingmáticas” obras, finiquitamos esto con otra perla del inglés don Gilberto: “Los ángeles pueden volar porque se toman a sí mismos a la ligera”. Que os aproveche.





Se va el 14


Se va el 14 nomás…



Démosle una tregua a la violencia asesina y a "la soberbia
 que lleva a muchos a la locura"…



 Eso es, a ustedes también va dirigido nuestro mensaje



 Así es mejor, qué duda cabe…



 Bueno, pero al 14 todavía le quedan unos cartuchos…



Antes de despedirse y sentar al fin cabeza.




¡Adiós 2014!





lunes, 29 de diciembre de 2014

Recapitulando




6 millones de rosarios de la neo-FSSPX


6 millones de visitantes para Francisco



¿Ud. cree que es casualidad?



Entonces lea este artículo


El número mágico y Francisco



Acá

Cartelera cinematográfica


Fue un gran éxito en los años ‘80




Hoy en la versión del superapostolado radial



Cartelera cinematográfica


Fue un film inolvidable y oscarizado



 De los productores de “Vaticano II”
Llega hoy en versión tradiliberal.

Ellos se reunieron informalmente, dialogaron amistosamente, cruzaron sonrisas e hicieron…



Una tregua que dejaría de ser temporal

para ser una definitiva “tregua mortal”.

Chesterton y Papá Noel




Ruego se me tenga como exceptuado ante la convicción dominante de nuestros contemporáneos de que el paso de los años termina con nuestra creencia en Papá Noel.
A mí me ha ocurrido exactamente lo contrario de lo que aparentemente le ocurre a la mayoría de mis amigos. En lugar de ir palideciendo su imagen hasta prácticamente desaparecer, Papá Noel no ha ido sino creciendo más y más en mi existencia al punto de prácticamente ocuparla por entero.
Y ocurrió del siguiente modo. Siendo chico me encontré con un fenómeno que requería explicación; colgué una media vacía de la punta de mi cama que a la mañana siguiente apareció convertida en una media con un regalo adentro. Yo no había hecho nada para producir las cosas que estaban dentro. No había trabajado por esas cosas, ni las había hecho ni ayudado a fabricarlas. Ni siquiera había sido bueno—lejos de eso. Y la explicación suministrada era que un cierto ser que la gente daba en llamar Papá Noel se hallaba dispuesto benevolentemente respecto de mi persona. Desde luego, la mayoría de la gente que habla de estas cosas suelen verse atacadas de un cierto estado de confusión mental a raíz del cual se les da por atribuir enorme importancia al nombre de esta entidad. Lo llamamos Papá Noel porque todo el mundo lo llamaba Papá Noel; pero el caso es que el mero nombre de una divinidad no pasa de ser una etiqueta. Su nombre verdadero bien podría haber sido Williams. Podría haber sido el Arcángel Uriel. Lo que nosotros creíamos era que un cierto agente de notable benevolencia había querido darnos esos juguetes a cambio de nada. Y, como digo, lo sigo creyendo.
Sólo he ampliado la idea. Por entonces sólo me maravillaba pensando quién pudo haber sido el que había puesto los juguetes en la media; ahora me pregunto quién puso la media al lado de la cama, la cama en el cuarto, el cuarto en la casa, la casa en este planeta y el planeta en el vacío. Hubo un tiempo en el que me conformaba con agradecerle a Papá Noel por un par de muñecos y algunos petardos, pero ahora le doy gracias por las estrellas y los rostros en la calle y el vino y el grandioso mar. Hubo un tiempo en que encontraba delicioso y maravilloso encontrarme con un juguete tan grande que apenas si entraba a la media por la mitad. Ahora cada mañana estoy encantado y admirado de encontrarme ante un regalo tan grande que ni dos medias alcanzan para contenerlo—y luego, pasa que deja buena parte afuera: se trata del inmenso y absurdo regalo de mi propia persona, sobre cuyos orígenes no tengo sugerencia para formular a no ser la de que Papá Noel me lo regaló en un arranque de una muy peculiar y absolutamente fantástica benevolencia.

Tomado de un artículo intitulado “My Experiences with Santa Claus”, publicado originalmente en el diario Black and White
 y reimpreso en The London Tablet en 1974.

Tradujo J. Tollers.
De acá.



"Romantic Argentina"


¿Quiere irse de vacaciones? ¿Conocer un lugar exótico? ¿Paradisíaco? Métase en el túnel del tiempo, y viaje a 1932: Argentina made in Jólibud


La Santa Cruz


Es la que vence


Recemos el santo Rosario


Siempre


De radios y autos





Radios y Autos



Navidad en Cuba



De acá

Progreso



RC





El sustituto



viernes, 26 de diciembre de 2014

Mentiras cerianescas


Pobre hombre, ¿además de mentiroso, también está gagá?


Decidido a llevar a cabo su propia versión del “Tonel de amontillado”, y con el mismo lema Montresoresco que afirma Nemo me impune lacessit, el rabí radial se ha excedido en su afán vengativo (de aquellos que no reconocen su preeminencia) y la pasión le ha jugado una mala pasada. En “El show de Ceriani” de esta semana, por la Radio Cristiandad, en el primer día de sus lapidaciones viscerales, dice que en la entrada 2 sobre el milenarismo el sitio Non Possumus RECORTA (MENTIRA) una frase inconveniente del Catecismo de Trento.

Dice que Non Possumus toma la cita del Catecismo del sitio Stat Veritas (1ra. MENTIRA) en el que se lee "que venga y triunfe Jesucristo". Agrega Ceriani que Stat Veritas traduce equivocadamente, que no es "venga", sino "venza"; y que Non Possumus no se dio cuenta de eso, pero como no le convenía la frase, la recortó (2da. MENTIRA). Son dos las mentiras como ven, pues la cita de Non Possumus está limitada al apartado III del Cap. 3 de la IV parte del Catecismo publicado en el sitio Mercaba (como expresa e inequívocamente se ve en esa entrada de Non Possumus y como puede apreciar cualquiera que lea ese artículo de Non Possumus con los ojos abiertos y no con la ceguera de quien lee para destruir) mientras que el Epílogo en el que figura la frase es la parte VI de dicho capítulo.

Para resumir:

Ceriani dice que toman la cita de Stat Veritas: falso.

Ceriani dice que no toman la cita completa porque no les conviene: también falso. Y además calumnioso.

Por cierto que este cura que miente con todas las letras, también acusa a los demás de hacer lo que él sí hace, esto es, recortar los textos, como ya demostramos acá

En definitiva, si puede afirmarse con el Salmista y aplicársele estas palabras:

Tu lengua, maquinando ruinas,
Es como afilada navaja,
Oh artífice del dolo.


también podemos pensar, como dijo un célebre autor, y ante la evidencia de una supuesta trama macabra descubierta que en realidad se desarma por sí sola, que "cuando un loco parece completamente sensato es ya el momento, en efecto, de ponerle la camisa de fuerza."


Regalo navideño


Recorta y arma tu propio cura. Un cura a tu medida, separado de la chusma para ti. Tu propio cura autónomo, independiente, sin ningún obispo encima. Es ideal para poner en una Radio. Aprovecha este regalo navideño para tu iglesia doméstica.

“Más vale cura en radio que cien williamsonianos”


Mons. Felé quiere la estampilla


Y el sello de aprobación de los modernistas






Espacio publicitario

En camisas, nada mejor



Yo las recomiendo. Su calidad es insuperable.


Un perro que encarna el espíritu de la Resistencia


video


“Todo por la Inmaculada”


Arzobispo, Rector y Osculador




De acá

Un furibundo lector me anoticia, en términos bastante soeces, sobre un librejo del Arzobispo “Tucho” Fernández, rector de la ex Universidad, ex Católica, ex Argentina, Sáname con tu boca – El arte de besar, aparecido en 1996 y que la Editorial publicita así:

“En estas páginas, el autor destaca la importancia del beso como sostén de las relaciones tanto amorosas como afectivas, a la vez que enseña al lector a besar mejor”, agregando un comentario del mismo “Tucho”:

“Te aclaro que este libro no está escrito tanto desde mi propia experiencia, sino desde la vida de la gente que besa. Y en estas páginas quiero sintetizar el sentimiento popular, lo que siente la gente cuando piensa en un beso, lo que experimentan los mortales cuando besan. Para eso charlé largamente con muchas personas que tienen abundante experiencia en el tema, y también con muchos jóvenes que aprenden a besar a su manera. Además consulté muchos libros, y quise mostrar cómo hablan los poetas sobre el beso. Así, tratando de sintetizar la inmensa riqueza de la vida, salieron estas páginas a favor del beso. Espero que te ayuden a besar mejor, que te motiven a liberar lo mejor de tu ser en un beso”.


Como el licencioso engendro está agotado, sugiero al Arzobispo, Rector y Osculador una segunda edición en la que

1) Nos transmita “su propia experiencia”;

2) Nos relate si en alguna de ellas recitó -o le fueron recitados al oído- versos sobre besos y qué clase de besos recibió y de quién;

3) nos detalle si algunos besos suyos fueron “liberadores” de “lo mejor de su ser”;

4) y, sumamente importante, lo que pasó después de la “liberación”.

Me pregunto qué esperan los profesores de la ex UCA -los pocos buenos que todavía sobreviven- para dar un golpe y mandar a este perturbado a la mismísima mierda. En Roma su padrino Francisco le brindará seguro refugio.


Los besos de Francisco son kosher:






Besando manos y contemplando una maqueta del templo de Jerusalén que seguramente ocupará el Anticristo cuando esté reconstruido.


He aquí otro experto en el arte de besar, dando su último beso:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...